lunes, 13 de julio de 2009

El Cinch de Trango

El Cinch es un aparato de aseguramiento automático y dinámico fabricado por la empresa norteamericana Trango, que se presentó como una muy buena alternativa al dispositivo más utilizado para esta tarea: el grigri de Petzl. A pesar de que ya lleva bastante tiempo en el mercado, es sorprendente comprobar que muy poca gente se decanta por este sistema de aseguramiento, pero claro, la costumbre de haber utilizado el "grillo" durante años y el desconocimiento de las cualidades de las alternativas que ofrece el mercado, echan para atrás a cualquiera a la hora de adquirir un asegurador.


Sobre el papel:

A simple vista se aprecia que es un aparato con una construcción muy simple y un tamaño bastante reducido, ya que cabe en la palma de la mano. Esta simplicidad de diseño ayuda bastante a su mantenimiento, ya que se limpia de polvo con mucha facilidad. Esto es un detalle que me gustó mucho ya que en el Grigri, si la cuerda está muy sucia, el polvillo que desprende se puede meter en el muelle de la leva pivotante, lo que puede entorpecer su funcionamiento.


Al cojerlo, notamos su ligereza (sólo 182 gr) lo que representa en torno al 24% menos de peso respecto a aparatos similares como el Grigri (225 gr), Sum (260 gr), Eddy (350 gr) o Zap-o-mat (220 gr). De hecho, creo que quitando el ABS (84 gr), es el dispositivo automático para cuerda simple más ligero del mercado, lo que no está nada mal para vías equipadas de varios largos.

Su rango de utilización va desde los 9,4 a los 11 mm para que el sistema funcione de modo automático. Sin embargo, según el propio fabricante, el Cinch se puede utilizar con diámetros aún menores, pero en este caso actúa de modo dinámico (hay que bloquear la cuerda del asegurador para que el dispositivo frene), lo que requiere que el asegurador tenga cierta experiencia con él.

Para caídas de factor 1 o superiores también funciona de modo dinámico, otra característica (junto con el peso) muy importante en deportiva de varios largos saliendo de la reunión.


Sobre el terreno:

Al abrir el dispositivo para meter la cuerda, se ven cuatro marcas que indican su recorrido, dos para la cuerda del asegurador y dos para la del escalador (aunque en la imagen sólo aparecen dos).


Ese recorrido es mucho más rectilíneo que el de aparatos como el Griri o el ABS, lo que reduce la fatiga de la cuerda en los descensos, ya que, además, la superficie de frenado de la leva pivotante ha aumentado considerablemente y no pinza tanto la cuerda como en otros modelos.


Lo mejor de este dispositivo es lo fácil que es dar cuerda, eso sí, siempre y cuando se haga de tal y como se muestra en el siguiente vídeo (cortesía del propio fabricante):

video

Lo malo es que cuesta hacerse al gesto de dar cuerda después de tantos años escalando con el "grillo", por lo que la gente busca como bloquear la leva para dar cuerda rápidamente en un chapaje y bloquea el Cinch involuntariamente. Este es el mayor fallo que le encuentro al Grigri: la gente aprieta la leva pivotante para dar cuerda, bloqueando la capacidad de frenado del dispositivo, lo que es potencialmente peligroso. Hay que hacer hincapié en el hecho de que para dar cuerda rápidamente con el Cinch no hay que bloquear nada, simplemente cojerlo bien, y esto da bastante seguridad al escalador si el segurador se despista, no nos ve o no es lo suficientemente experimentado.

En el apartado de la seguridad, hay otro detalle que me gusta bastante y es que una vez bloqueado el dispositivo, no se puede desbloquear accidentalmente: No cabe la posibilidad de que el asegurador presione la leva sin darse cuenta y nos pegue un buen susto.

Para desbloquear el dispositivo tras una caída o bloqueo accidental, tenemos dos opciones:

- La primera consiste en desplazar la plaquita metálica hacia atrás con la mano que no sujeta la cuerda (en la foto, la izquierda).

- La otra consiste en sujetar la cuerda por encima del dispositivo con la mano izquierda para liberar tensión sobre él y deslizar el dispositivo hacia delante con el pulgar de la mano derecha sobre el saliente negro de la palanca de descuelgue.


Con los diámetros de cuerda más normales (10,2 o 10,5 mm), cuerdas con cierto desgaste o caidas con factores bajos, hay que decir que el comportamiento del Cinch es más bien automático que dinámico, frenando la caida rápidamente, si bien el propio fabricante insiste en las instrucciones del dispositivo en agarrar la cuerda en caso de caida, algo que no es muy complicado debido a que la mano que sujeta el dispositivo queda en una posición muy favorable para realizar el gesto instantáneamente.

Lo malo de este aparato (porque no todo va a ser bueno) es que la palanca de descenso es un poco pequeña (es lo que tienen los diseños compactos) comparada con otros dispositivos. Sin embargo, si en vez de tirar hacia atrás de la palanca como hemos hecho toda la vida, colocamos la mano sobre la palanca y la accionamos hacia abajo, en seguida notaremos como descolgar al compañero no se hace tan pesado.


En caso de que el peso del compañero que descolgamos sea muy superior al nuestro, o simplemente la cuerda corra más de lo deseado, el fabricante nos recomienda mandar un reenvío de la cuerda a un mosquetón sujeto a la pernera del arnés. Para ser sincero, no me convence mucho poner mosquetones a las perneras del arnés, ni para mandar reenvíos, ni prusiks ni similares, a pesar de que sé que las posibilidades de que la pernera se abra son escasas.


Me gustaría probar a hacer un reenvío con el mosquetón freino de Petzl, pero tengo que admitir que nunca he necesitado hacer un reenvío, por lo que (sintiéndolo mucho) no me voy a gastar la pasta en él, ya que no conozco a nadie que lo utilice.


Otra cosa que no me acaba de convencer es que al realizar la maniobra de descuelgue, el aparato se gira 90º hacia la mano que acciona la palanca (por norma general la izquierda) lo que retuerce un poco el anillo ventral del arnés (ver imagen más arriba). Esto tiene peor solución que el punto anterior, ya que habría que probar a hacer el aparato homotético, colocando el lado visible y la palanca a la izquierda y el "mecanismo" a la derecha, ya que casi todos conservamos la "manía" de utilizar la palanca con la mano izquierda, herencia directa del Grigri.

Además, se podría intentar modificar el diseño (la rebaba interior) de la palanca y/o su colocación para que desbloqueara el dispositivo antes, ya que ahora la palanca qeuda casi horizontal antes de empezar a desbloquear. De esta manera, ya no sería tampoco necesario colocar la palma de la mano sobre la palanca y se podría accionar tal y como lo hacemos con el grillo, lo que retorcería menos al anillo ventral.

Por último, hay que destacar su elevado precio. Aquí ni entro ni salgo ya que es la propia marca la que elige su estrategia de mercado, pero como consumidor, me parece que es un poco exagerado (al menos de momento) que sea incluso más caro que el Grigri, cuando la cuota de mercado de éste es muy superior al suyo, lo que no invita mucho a que la gente se "tire a la piscina" para probar este nuevo material.

En fin, aunque debo admitir que me compré el Cinch un poco de rebote (tras perder mi grillo) tengo que reconocer que me ha satisfecho por completo (incluso con sus contras) y si me dieran a elegir entre ambos, me volvería a decantar por él (de hecho, desde que lo tengo, ya no utilizo el grillo). Sigo pensando que es una pena que la gente no se anime más por lo menos a probarlo, para poder tener más referencias, pero es que Petzl es Petzl...

Un saludo.

NOTA: Fotografías obtenidas de la página web del fabricante, en concreto del apartado "Pictorial Instructions" que aparece al seleccionar el Cinch, a excepción de la del Freino, obtenida del catálogo en pdf de 2009.

10 comentarios:

Paq dijo...

Yo tengo un sum, que me parece excelente. La única pega es que cuesta algo el descuelgue pero es coger el truco al ángulo y hacer una correcta presión de la palanca. Dar cuerda es muy fácil y el bloqueo es muy dinámico.Las veces que he usado el cinch he pensado que va perfecto. Y mejora al sum en el descuelgue pues es muy similar al grigri en cuanto a la suavidad.Si para cuando tenga que cambiar el sum, no ha salido nada mejor, el cinch será también mi elección.

Loki dijo...

Hola Paq.

No he probado el Sum, aunque he leído por la red comentarios que coinciden con el tuyo: es un aparato excelente.

Sin embargo, como pasa con el cinch, tienen su talón de aquiles en el descuelgue del compañero, y es que en este aspecto, el grigri es muy bueno, sobre todo por la gran palanca que tiene.

Lo interesante de que salgan al mercado aparatos alternativos es que hay más investigación, por lo que a lo mejor cuando tengas que cambiar tu Sum, existe un freno mucho mejor que los que hoy en día tenemos.

José A. Santiago Rubio dijo...

Buenas.

Me gustaría comentar que el freno es más dinámico que automático en mas circunstancias de las que creemos. Lo que nos puede llevar a cometer algún que otro peligroso error.

Es decir, no es un gri-gri y no bloquea automáticamente la cuerda.

El verano pasado, escalando en Tarifa en una vía de corte deportivo, mi compañera me estaba asegurando con el cinch. Dado que yo iba escalando rápido ella tenía el Cinch de la vertical del anillo ventra. De esta manera el Cinch queda más vertical la cuerda pasa mejor y se convierte en dinámico. Algo que supongo que ella no sabía.

Desconozco si este dato viene en las instrucciones del aparato o no. El caso es que ni ella, ni ninguno de los que estábamos por allí lo sabía. Y todos los que vemos un aparato de frenado nuevo, Cinch, Sum o el que sea tendemos a equipararlo en funcionamiento con el Gri-Gri.

El caso es que con la quinta chapa a los pies, a unos 9 metros del suelo al agarrar un canto siento un dolor fuerte en la muñeca y me suelto sin gritar "pilla". Mi aseguradora con el Cinch abajo, para dar cuerda más cómodamente, en ese momento bajo la cabeza para estirar el cuello un segundo, cosa que hacemos todos en algún momento.

Resultado: el Cinch no frenó la cuerda. De hecho cuando bloqueó yo ya había visto pasar dos chapas a gran velocidad mientras bajaba. Y cuando me dio tiempo a asustarme el Cinch bloqueó y me crucé con ella que salió disparada hacia arriba -yo peso unos 66 Kg y ella no llega a 55 kg-.

Cuando pensé que ella se golpearía contra la pared al llegar a la primera express y yo me destrozaría como poco los tobillos, un amigo la agarró de un tobillo deteniéndola justo antes de golpearse con la pared. Y yo llegué al suelo justo como quien cae de 30 cms, debido al frenado final y dinámico del Cinch. Casi 10 metros de caída con factor 1, cuando debería haber sido un factor 0,3.

Así que desde luego que se dieron una serie de circunstancias que propiciaron este susto. Si yo hubiera gritado: pilla, si ella no hubiera bajado la cabeza en ese momento. Pero lo cierto es que el Cinch es dinámico, no lo olvidéis. NADA que ver con un gri-gri.

Loki dijo...

Hola José. Por un momento me he visto cayendo yo también... menuda experiencia.

Acabo de releer la instrucciones del Cinch y pone literalmente: "El CINCH NO es un aparato de aseguramiento automático y por lo tanto requiere un control constante. Controle el freno del aparto constantemente, nunca hay que dejarlo suelto.". Pondré un enlace en la entrada.

Como tú bien dices, los frenos dinámicos-automáticos no son un grigri, por lo que la mano de la cuerda SIEMPRE debe estar cerca de ella para bloquearla.

Es la primera vez que escucho un comentario así, y eso que conozco gente que escala sujetando el cinch con una mano y el escalador es el que va soltanto la cuerda...

Supongo que tu accidente se debió más a una suma de circunstancias que a una sola. Lo que sí que es cierto en este aspecto es que cuanto más alejados estamos de la pared, más rápido frena el cinch, ya que la cuerda no sale tan alineada con el dispositivo y pasa a ser más automático que dinámico.

No estaría de más un estudio de la "dinamicidad" de este tipo de aparatos, similar a los que se realizan en las cuerdas: se cuelga un peso con un determinado factor de caída, se suelta y se mide el recorrido de la cuerda hasta que frena el aparato...

Un saludo.

Fende Testas dijo...

Tenía pensado comprarme uno, me hustó mucho su ligereza. Pero encontré una oferta de otro que no pude resistir...

Buen reportaje. Saludos.

Loki dijo...

Hola Fende. A mí también me llamó mucho la atención la ligereza, pero ante una oferta, a ver quién es el listo que se resiste...

Supongo que ya escribirás algo de ese freno en tu blog, ¿no?. Eso espero.

Un saludo.

Yogurin dijo...

Que buen análisis.
Yo también uso el cinch; Como ligero es lo mejor, y además muy compacto, no es un armatoste como el Sum(que no lo he probado, pero sólo ver el tamaño ya tira para atrás)
Como dices, dar cuerda rápido se hace mucho más fácil que con un gri-gri y sin necesidad de bloquear el aparato.
El único inconveniente que yo le veo, es para descolgar al compañero, se embala muy rápido(es poco progresivo, o muy lento, o rapidísimo), con el grigri controlas mucho más.
Pero aún así yo lo prefiero con respecto al Gri-gri por su ligereza y facilidad para dar cuerda una vez cojes el punto.

Loki dijo...

Hola Yogurín.
Lo que comentas de de que al descolgar se embala un poco, la verdad es que yo ya no lo noto después de tanto utilizarlo, quizá porque la velocidad la controlo más con la mano de la cuerda que con la palanca. Vamos, tipo cesta, que es como yo creo que además se castiga menos la cuerda.

Lo que sí que es cierto es que la gente que se anima a probarlo me baja (porque hago de conejillo de indias) un poco a tirones.

Creo que no se debe al sistema de frenado, sino al tamaño de la palanca: cuanto más grande es, mayor recorrido debes hacer para desbloquear, lo que facilita pillarle el punto.

Un saludo.

Anónimo dijo...

hola buenos dias, sinceramete yo ehh escalado con el gri-gri durante años y años y me dejaron probar el cinch y ni comparación con el gri-gri en tamaño y peso a la hora de dar cuerda tengo que decir que es una maravilla una pasada y a la hora de descender al compañero al principio ibas a trompicones pero cuando le coges el truco es una pasada y que me encanto de hecho yo estoy escalando con el cinch el gri-gri se lo di a un amigo y no me puedo quejar del cinch bueno si en la palanca que es mas pequeña a otros modelos pero en comodidad y manejo el cinch sin duda YO POR MI PARTE PREFIERO EL CINCH

Loki dijo...

Hola anónimo.

A mí me pasó eso exactamente: después de muchos años de uso del gri-gri, cuesta un poco acostumbrarse a una palanca de descuelgue tan pequeña.

El problema es que la gente no confía mucho en este dispositivo. Muchos compañeros míos prefieren el Gri-gri porque han probado un par de veces el Cinch y pasan de acostumbrarse a él. A mí me aseguran con el grillo, pero yo les aseguro a ellos con el "juguete", que así es como llaman cariñosamente al Cinch. Y es que un aspecto tan compacto y ligero, parece que no les da mucha confianza...

Un saludo.